//
estás leyendo...
Pastor David, Una Palabra para Tí Hoy

*** Celebremos la Fiesta ***

Las celebraciones más inolvidables en que he particpiado tienen que haber sido el cumpleaños de los 12 años de nuestros tres hijos grandes, la graduación de nuestra primera hija de cuarto medio, la graduación con mi propia familia de mis estudios pos-grado al completar mi magister, y por cierto, la celebración de las “Bodas de Oro” de mis suegros…ah bueno, ¡han habido tantas hermosas celebraciones en nuestra vida familiar!

Celebrar algo importante trae un gozo profundo, porque refleja un logro, un hito en la vida. ¿Cuánto, mi querido lector, has celebrado la Pascua de la Resurrección de Cristo? No te pregunto ¿Cuándo? sino, ¿Cuánto? ¿Te llena de gozo profundo celebrar el sacrificio de Cristo, nuestra Pascua, el cual fue sacrificado “una vez por todas” (Hebreos 10:10)? Y si es así, ¿Cuánto tiempo dura esa celebración?

La muerte de Cristo Jesús no se cuestiona por nadie que conoce la historia greco-judía del primer siglo. Los soldados romanos era “verdugos profesionales” que se entretenían con la muerte lenta y dolorosa de sus enemigos. Jesús fue crucificado por ser “enemigo del estado” romano, pues la única razón que el gobernador romano, Pilato, pudo hallar para procesarle a Jesús era por la supesta acusación de ser un auto-proclamado “rey de los judíos.” Esto era un crimen en contra del estado del emperador romano, el César, y era digno de la muerte. El juicio de Jesús duró una noche ante la tribuna judía y unas horas ante la corte romana…había un apuro para acabar con El. Es que estaban en la víspera de la Pascua Judía.

Nadie que conoce la historia de Jerusalén cuestiona la muerte de Cristo. Un fenómeno conocido en forma regular era la crucifixción de los criminales y los sediciosos. Roma no podía permitir que cualquier fuente de insurrección fuera tolerado, y por tanto, era algo común ver las cruces de madera en bruto repartido por el horizonte de Jerusalén y sus alrededores. Esta ciudad–la capital de Israel—era un punto conflictivo en aquellos días. Jesús no era el primero en ser ejectuado por crimenes en contra del Imperio Romano.  Jesús de Nazaret era una ofensa que debía ser elminado. Su muerte fue asegurado por los mejores verdugos de la época. Ningún soldado romano se arriesgaría en no cumplir con su cometido al crucificar un enemigo del estado.

¿Por qué, entonces, como dice el texto, podemos “celebrar la fiesta” de la Pascua en la cual Cristo fue crucificado? Es una pregunta para meditar, ¿verdad? Las celebraciones son momentos de logros importantes, que nos traen gozo y felicidad. Las fiestas son eventos para disfrutar y para alegrarse. ¿Qué hay para celebrar en la Pascua de la Crucifixión de Cristo, según lo llama Pablo en 1 Corintios 5:7 y 8?

PARA COMENZAR, CELEBRAMOS el cambio de lo antiguo por lo nuevo. Cristo remueve la “levadura vieja” que representa los sistemas religiosos ceremoniales del pasado y la reemplaza con la nueva libertad para llegar directo a Dios Padre a través de la gracia y el mérito incomparable de Cristo. En otras palabras, todo lo religioso que se centra en lo que el ser humano haga para agradar a Dios se quita y se cambia por lo que Cristo ofreció: “Porque por una ofrenda El ha hecho perfectos para siempre a los que son santificados.” (Hebreos 10:14)

SEGUNDO, CELEBRAMOS UNA OBRA COMPLETA, que Cristo mismo realizó en un momento preciso al entregarse en nuestro lugar en el Calavario. Cristo fue a la cruz de manera voluntaria: no fue engañado, no fue un mártir, no fue preso del sistema político del día. Cristo murió en conformidad al Plan eterno de Dios para rescatar a la humanidad que vivía esclavizada al pecado. Lejos sea de mi pensar que una misa, o una ceremonia religiosa ofrecida en un catedral o un templo pueda siquiera acecarse a este sacrificio inigualable. Cristo fue sacrificado (notese que dice en 1 Corintios 5:7 “Cristo, nuestra Pascua, ha sido sacrificado.”) No es posible repetir este sacrificio, porque en Su perfecta santidad Cristo canceló la deuda en nuestra contra. Esa deuda era el juicio merecido por los pecados nuestros…NO los de Cristo. Cristo era el Cordero de Dios, santo y perfecto, inpecable, justo. Recuerda: Cristo “canceló el documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros y que nos era adverso, y lo ha quitado de en medio, clavándolo en la cruz.” (Colosenses 2:14 LBLA) ¡¡El decreto de la culpabilidad por el pecado ya fue anulado!!

EL TERCER MOTIVO PORQUE CELEBRAR LA FIESTA que Cristo inauguró está implícito en el significado de los Panes sin Levadura. Este concepto abarca la larga historia israelita desde el primer día que la nación celebró la Pascua de la Redención en Egipto. Por ahora, me limitaré a la siguiente implicación: la levadura representa el pecado que nos rodea, que nos penetra. La levadura debía ser quitada por completo de la casa de la familia judía en época de la Pascua. Como la levadura, el pecado actúa en forma lenta, invisible, casi imperceptible en cuanto a su efecto de apoderarse de nuestras vidas. Por lo tanto, el cristiano tiene la obligación de vivir su vida en Cristo SIN la condición de dajar lugar a la “levadura del peacado” que se filtra en nuestras vidas. ¡Celebremos nuestra salvación libre del PECADO INSIDIOSO y putriente que sin querer, se apodera de nosotros! Celebremos la vida en Cristo, perdonados y regenerados por la fe en Su obra completa, absolutamente puros y centrados en Cristo, en la gloriosa obra de la eterna salvación gratuita por Su poder y gracia.

A diferencia de la Pascua judía, que se extendía a una celebración de una semana, la celebración en Cristo de la redención dura por TODOS LOS DÍAS DE NUESTRA VIDA! Este es el motivo más increíble de la gracia con que Cristo nos redime y nos purifica. ¡Cómo no vivir en pureza, todos los días de la vida, para así agradecer y glorificar a Cristo Jesús, nuestra Pascua de Redención!

Más adelante, otros motivos por que Celebrar la Fiesta!!

David L. Rogers, M.A. Min.
Pastor
Iglesia Bautista Vida Nueva
Santiago, Chile.

Acerca de Pastor David Rogers

This blog consists primarily of the meditations and studies of Pastor David Rogers. Other contributors will be identified when they submit articles. Pastor David has been serving the Lord Jesus Christ in Chile for 32 years, in cooperation with ABWE - Chile. Presently Pastor David is a Missionary Pastor of the "New Life Baptist Church" (we invite you to visit their web page at: www.iglesiavidanueva.cl). He has been a professor for 31 years in the "Baptist Bible Theological Faculty" of Santiago, Chile. Este blog es principalmente las meditaciones y los estudios del Pastor David Rogers. Otros contribuyentes serán identificados cuando aporten articulos y estudios. Pastor David lleva 32 años sirviendo al Señor en Chile, y colabora con la agencia misionera ABEM-Chile. En la actualidad es Pastor-misionero en la Iglesia Bautista Vida Nueva (visitales en su página web- www.iglesiavidanueva.cl). Ha sido profesor por 31 años en la Facultad Teológica Bíblica Bautista, ubicada en Santiago, Chile.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

¿Quiere comentar? Escribe acá

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Entradas Anteriores

abril 2011
D L M X J V S
« Oct   Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Temas y Topicos en el Blog

Ingresa tu email aca para recibir notificacion cuando publicamos nuestras entradas en el Blog.

Únete a otros 1.981 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: